martes, 22 de marzo de 2011

Labor de la policía

La labor de la policía en una sociedad avanzada debe ser la de prevenir el delito en todas sus manifestaciones. Una policía que no se centra en la prevención, sino que lo único que hace es sancionar al delincuente, es una policía ineficiente.
    Se deben crear mecanismos de control para la población. Esto es algo relativamente obvio, todos debemos ser controlados, debe existir un mecanismo de control. El problema consiste cuando este mecanismo de control tiene fallas de legitimidad.
   No todas las labores que hace la policía son justas, muchas veces no lo son. La falta de respeto al ciudadano es una de las mayores faltas que cometen los policías, de esta manera se atenta contra el civismo, que es un elemento primordial para el desarrollo.
   Muchas veces se dice únicamente que la policía lo único que debe hacer es vigilar y sancionar, no prevenir- esto supuestamente se encarga otras instancias del gobierno. Esto es una errónea manera de ver las cosas. La policía se debe encargar de velar por los derechos de los más necesitados, es una extensión del poder controlador del Estado, y no solamente fiscalizador.
       La labor de la policía entonces debe ser la de organizar a la población civil para que esta sepa sus derechos y sus deberes, la policía no debe estar únicamente para sancionar. Esta no debe ser la única función de la policía, se le debe atribuir mas funciones de ayuda social y regular el tema de las fiscalizaciones a los infractores, claro esta – dependiendo de los casos.
      Las funciones sociales deben encarar en buena medida la labor de la policía. Existen muchos casos en los cuales es la sociedad civil la que atrapa a un delincuente y lo lleva a la policía, esto muestra unión de los ciudadanos. La policía no se puede encargar simplemente de todo. Si se le da demasiado poder a la policía, esto afectaría directamente a las personas en muchos estratos de la sociedad. Todos al final serian afectados, directa o indirectamente.
      Las sociedades avanzadas saben que lo que entra en juego cuando a uno lo para un policía por cualquier trámite son las libertades individuales. Muchas veces son los mismos policías los culpables de que existan las coimas, ya que estos crean la situación especifica para que esta se de. Las personas creen erróneamente que el tema de los sobornos es un tema de estricta responsabilidad civil y no policial.
  Las sociedades avanzadas ven las cosas en un conjunto, como lo que realmente son, como parte de un sistema. En una comunidad humana, todos formamos parte de un sistema y si una de las piezas falla, entonces todo el sistema de alguna manera se tambalea tarde o temprano.
     Cuando una de las piezas falla, entonces es una prueba de que todo el sistema, tarde o temprano, fallara también. Todo esto dependiendo hacia donde se quiera ir con el sistema, cual sea la finalidad ultima del sistema en su conjunto.
  El sistema en su conjunto es, entonces lo que se tiene que ver. Para adelantarse a la época es necesario tener presente que en la época actual existen ciertas limitaciones. Limitaciones por el hecho de que dentro del sistema están metidas de alguna manera como para establecerse en el tiempo, creando de esta manera muchas injusticias.
  El rol de la policía entonces debe ser el rol de encontrar una mejor manera de solucionar los problemas de la delincuencia y de los desacatos policiales mas que por simples sanciones, que al final si son mal impuestas lo único que crean en la persona es un mayor resentimiento y una cultura de odio a los policías.
        Existen muchos abusos de esta autoridad, con lo cual se atenta en contra de los ideales de una sociedad democrática. “En los últimos 7 años hubo 33.252 víctimas de excesos de los cuerpos de seguridad
16,62% de los funcionarios está involucrado en algún delito de violación de derechos humanos.
En el último informe de la Fiscalía General de la República se reveló que 18.313 funcionarios policiales, de los 110.137 que hay en el país –según la Comisión Nacional para la Reforma Policial– fueron denunciados por su presunta responsabilidad en los 33.259 casos de lesiones, violaciones de domicilio, privación de libertad, acoso u hostigamiento, tortura y desapariciones forzadas ocurridos en el país entre enero de 2000 y noviembre de 2007.Esta cifra representa 16,62% del total de efectivos policiales que hay en Venezuela.Mónica Fernández, miembro del Instituto de Investigaciones de Convivencia y Seguridad Ciudadana, aseguró que las cifras sólo demuestran los altos niveles de impunidad que existen en el país en materia de juzgamiento oportuno de los funcionarios policiales, pues, no en vano, sólo 32 de los más de 18.000 denunciados están presos, lo cual representa 0,17% de los uniformados investigados.”[1] Este es uno de los muchos casos que se dan de abuso policial y de impunidad frente a los cuerpos de seguridad. Cabe resaltar que el caso de Venezuela es un caso especial por el hecho de ser gobernado autoritariamente, donde los cuerpos policiales se sienten mas libres de hacer lo que les parezca.
       El punto que quiero llegar es ver el peligro para una sociedad democrática el abuso de autoridad, esto atenta contra los mismos principios ideologicos de una democracia. En ultima instancia esto afecta a la seguridad de todos. Existen sectores  de la población que incluso consideran que las fuerzas policiales son delincuentes encubiertos, que están metidos dentro de las actividades delincuenciales, promoviendo su impunidad. Muchas otras veces se ha hablado de policías que ponen cocaína o cualquier droga en el carro de un detenido para después acusarlo de narcotraficante, muchas veces porque el detenido se niega a sobornarlo o porque tiene un trato descortes.


[1] http://amnistia.me/profiles/blogs/2262821:BlogPost:14271